15 de abril de 2021

II Congreso Iberoamericano de Responsabilidad Social.

Del 14 al 16 de abril está teniendo lugar el II Congreso de Responsabilidad Social en Iberoamericana, EncontraRSE. 

El Congreso está organizado por Empresability, Movimiento iberoamericano de Responsabilidad Social, que nació en 2020 para “reforzar el ámbito de la Responsabilidad Social Empresarial.

Conferencia inaugural:


 

11 de abril de 2021

Un debate limitado pero necesario.

De cara a la Conferencia sobre el futuro de Europa, sería buena idea que el Parlamento vasco lidere el conjunto de iniciativas a remitir a Bruselas.


Las tres instituciones europeas, Parlamento, Comisión y Consejo, lanzaron el pasado 10 de marzo la Declaración que convoca la Conferencia sobre el futuro de Europa. Tan pretencioso título responde a la voluntad de ofrecer a la sociedad civil europea la oportunidad de debatir y proponer ideas sobre el futuro de nuestra Unión.

La idea surgió a finales de la anterior legislatura (2019) después de las crisis sucesivas que atravesaron Europa entre 2008 y 2018, al comprobarse que al gunas reformas estructurales eran necesarias en la arquitectura y en el funcionamiento de la Unión y que el dinamismo económico y tecnológico del mundo re clamaba una Eu ropa más cohesionada y fuerte. El Brexit aceleró estas sensaciones al liberar a Europa de un socio que siempre impidió o limitó los movimientos federalistas o unionistas del resto.

Pero hay una cierta con fusión entre título y realidad. Podría pensarse que se trata de un debate tan abierto y permisivo como para que los ciudadanos se conviertan en una especie de asamblea constituyente, con derecho a proponer una re novación de nuestros instrumentos constitucionales (los Tratados que con figuran nuestro ordenamiento jurídico) y definir así un futuro alternativo a nuestra Unión. Para nada.

El Consejo, es decir, el órgano que representa los intereses de los 27 Estados miembros, y la Comisión, el Gobierno de la Unión, han dejado claro que la Conferencia puede discutir sobre todo, pero que la materialización de las ideas o propuestas de la conferencia les corresponde a ellas. El Parlamento es más receptivo, pero, muy probable mente, la conferencia será un marco muy abierto a la discusión y al debate y mucho menos a la implementación de sus conclusiones.

Las resistencias internas, para una profundización federalista, siguen muy presentes. 
El documento que presentaron los países más escépticos (Austria, Dinamarca, Países Bajos, Suecia y Finlandia) trataba de limitar la reflexión y la participación ciudadana a los grandes retos de la Unión (liderazgo climático, transición digital, migraciones, seguridad...), pero excluía intencionadamente las reformas institucionales internas. En la misma línea de suspicacia sobre la potencialidad de la Conferencia, el Consejo se ha negado a aceptar la presidencia del Parlamento Europeo y ha impuesto un triunvirato de presidencia para evitar las pulsiones reformistas-federalistas del candidato original del Parlamento, el liberal belga Guy Verhofs tadt.

La conferencia está concebida como una oportunidad de participación ciudadana, y como instrumento de fortalecimiento democrático europeísta. Pero su razón de ser era más debatir sobre las reformas internas que reclama nuestro entramado constitucional que sobre los grandes temas políticos de su gestión, sin excluir estos. La unanimidad limitada impide incluso las decisiones en política exterior y en materias económicas y fiscales; La Comisión ha perdido autonomía e iniciativa frente al Consejo; el Parlamento tiene todavía demasiadas limitaciones de intervención en el proceso decisorio legislativo; la financiación de la Unión debe adaptarse a nuevos ingresos propios y a las consecuencias del Plan de Recuperación económica; la Unión Monetaria tiene que dar nuevos pasos en su arquitectura y en su gobernanza y así podríamos seguir con otros importantes temas internos de su funcionamiento.

No obstante, y a pesar de estas y otras limitaciones procedimentales y de fondo, la Conferencia es una buena, oportuna y necesaria iniciativa. Ofrece a la sociedad civil europea una plataforma inédita para que hablemos de Europa, reflexionemos sobre retos e instrumentos y propongamos reformas o al ter-nativas al estado actual de la Unión.

Es una oportunidad democrática y europeísta por que facilita la participación ciudadana, más allá de las elecciones, y fortalece el debate sobre la Unión supranacional que es tamos construyendo desde hace más de setenta años. Servirá para enriquecer nuestro debate político frente a los populismos, tan frecuentes como simples, y forzosamente nos conducirá a la complejidad de los temas a los que nos enfrentamos, en un siglo de disrupciones mucho más trascendentales que otros vierteaguas de nuestra historia .

Hay que ordenar ese debate. Universidades, ‘think tanks’, líderes de opinión, ONGs, movimientos sociales, sindicatos y un largo etcétera, están llamados a participar. Se me ocurren muchas sugerencias para que el País Vasco tenga una participación amplia en este foro. Me consta que ya hay en movimiento algunas iniciativas, pero una buena idea sería que el Parlamento vasco lidere el conjunto de iniciativas y ordene las propuestas para su remisión a Bruselas.
Naturalmente, eludiendo cualquier pretensión de monopolizar o instrumentar la participación ciudadana.


Publicado en El Correo, 11/04/2021

30 de marzo de 2021

Uno de los mejores.

 Le llamábamos Napoleón. Era un mote fácil que los niños de aquel colegio de Herrera le pusimos al fraile recién llegado que apenas tenía unos pocos años más que nosotros. Combatía su juventud y evitaba el choteo de los niños con un gesto adusto y serio, metiendo su mano derecha en el pecho entre los muchos y pequeños botones de su sotana negra, adornada por el babero blanco plastificado de los Hermanos de La Salle. Por eso fue fácil encontrar el mote que todo profe merecía. 

Mucho tiempo después me lo encontré en la política vasca. Eran los primeros años ochenta. Nunca olvidaré que mi primer comentario fue recordarle la severidad con la que nos obligaba a aprender los ríos de España. Todos, uno por uno. Hicimos muchas bromas sobre aquel tiempo en el que diez años de diferencia nos  colocaron en espacios antagónicos de clase y nuestro reencuentro volvía a colocarnos en la rivalidad de partidos políticos que competían por un espacio electoral parecido. Fue un encuentro entrañable, sin embargo. Acompañaba a Mario Onaindia y a Juan Mari Bandrés (¡¡cuántas y valiosas perdidas!!) en las primeras conversaciones que manteníamos para conocernos y forjar la fusión años después. Mario era divertido, ocurrente, genial. Xabier era más serio, más rígido, más deudor de su propia organización,  menos dado a cambios o quizás más dispuesto a una fusión construida más sobre su Euskadiko Ezkerra que sobre el PSE. Finalmente, casi diez años después, la conseguimos, creando el PSE-EE con la ayuda de Jon Larrinaga y de otros de sus compañeros de entonces, además, claro está, de la colaboración imprescindible de Mario. 

Xabier no quiso sumarse. Lo sentí mucho. Yo creo que fue su propio sentido de la lealtad a la marca y a la casa a la que pertenecía, lo que le mantuvo en tierra de nadie. No se sentía con ganas de empezar otra andadura política. Quizás simplemente no fuimos capaces de involucrarle en el nuevo proyecto. Pero al perder su etiqueta partidaria, esa que tanto nos marca y que tanto nos distancia en Euskadi, resultó muy útil para su nombramiento como Ararteko. Le apoyamos y le renovamos el mandato porque era ideal para el cargo. Serio y responsable. Severo y exigente con las administraciones, atento a las injusticias o a los incumplimientos del deber, cercano a los ciudadanos, próximo a los humildes, abierto a todas las opiniones. Estaba en todo. Su presencia institucional era plena y permanente. 

En el ejercicio de su cargo destacó por la defensa de los Derechos Humanos y por su sensibilidad para con las víctimas del terrorismo. Durante años ha mantenido esos vínculos y ha sido ponente de congresos y seminarios en esos entornos hasta hace bien poco. Amaba Bilbao. Disfrutaba de sus calles y su cultura. Begoña le guio a la música y al arte. Vivían en el corazón de la villa y acudían a exposiciones y conciertos casi cada día. Pudo ser Ararteko europeo a principios de siglo, pero se torcieron las complejas gestiones para lograrlo. 

El odio y el sectarismo de la Batasuna de los noven a los expulsó de su ciudad y les alejó de sus amigos y de sus familias. La persecución y el acoso de aquellos fanáticos de «socializar el sufrimiento», las pintadas, las llamadas telefónicas, la necesidad de protección, el abandono y la cobardía de muchos... les echó de Bilbao. Encontraron refugio en Almería y fueron felices con nuevos amigos, con más música, con más paz, con el sol y buena gente.


Xabier era muy buena gente. Le visité en Rabat, cuando estuvo al frente del Instituto Cervantes en Marruecos. Compartíamos artículos y lecturas. Su hermano fraile en Caracas le enviaba crónicas de la catástrofe venezolana y las comentábamos. Estaba lejos, pero nos seguía muy de cerca. Era uno de los mejores. 

Agur Xabier.

Publicado en El  Correo 30/03/2021

23 de marzo de 2021

El nacionalismo después de Trump.


“Ante el final caótico de la presidencia de Trump y los retos políticos y económicos expuestos por la pandemia, cabe preguntarse si el nacional-populismo sufrirá un declive o seguirá remando a contracorriente de la historia”


"Oh mia patria sì bella e perduta!”, cantan los coros de Nabucco en la ópera de Verdi. No por casualidad estamos en 1842 e Italia no es Italia todavía. Mucho antes de que el nacionalismo se convirtiera en ideología política, o más bien, mucho antes de que inspirara y vertebrara movimientos políticos diversos a finales del siglo XIX, el nacionalismo surgió en la transición de la sociedad agraria a la industrial, con el declinar de la cultura popular y en el contexto de la aparición de los Estados-nación, como explica el filósofo británico de origen checo Ernest Gellner. La emergencia de las naciones produce una especie de ilusión óptica, de lógica emulativa, en aquellos espacios culturales e históricos en los que se fundan las aspiraciones nacionalistas a lo largo de los dos últimos siglos.
Lo cierto es que esa pasión de los seres humanos, ese amor a la patria, esa emoción del alma llena de recuerdos y deseos de vivir unidos (en palabras del pensador francés Ernest Renan) sigue impulsando los corazones de mucha gente en todo el mundo y sigue explicando o motivando conflictos y razonamientos políticos del presente. A finales del siglo pasado, el sociólogo francés Alain Touraine pronosticó que el siglo XXI estaría dominado por “la cuestión nacional”, como el siglo XX lo estuvo por “la cuestión social”. Él lo explicaba diciendo que el mundo se enfrentaba a un conflicto total entre un universalismo arrogante y unos particularismos agresivos, y que nuestro reto sería establecer valores comunes entre intereses opuestos.
De hecho, este reto está presente en la mayoría de los conflictos que surgen entre globalización e interés nacional, y explican gran parte de las dificultades del mundo, en 2021, para gobernar la globalización. Aunque, quizás, deberíamos empezar por distinguir entre interés nacional y nacionalismo. El nacionalismo como doctrina política exacerba y utiliza el sentimiento nacional con intencionalidad manifiesta, para objetivos políticos concretos. Buenos o no, eso puede juzgarse en cada caso. Por eso, no todos los nacionalismos merecen un juicio crítico, aunque tengamos una opinión contraria a sus influencias en los tiempos de globalización supranacional en los que vivimos.
Hitler fue un nacionalista genuino, que provocó el horror nazi, pero Gandhi también lo fue y su nacionalismo logró la independencia de la India.
La pregunta pertinente es por qué, en plena globalización económica, científica y tecnológica, en la extraordinaria experiencia de la construcción europea, en un mundo interconectado en las redes y en la información, en el siglo de la comunicación instantánea y de las consecuencias inmediatas y  concatenadas de los acontecimientos, por qué, en este mundo global, resurgen los sentimientos patrios, las identidades, los orígenes, las diferencias, los viejos odios históricos a los vecinos. Por qué, siendo como somos herederos de la Ilustración y del racionalismo, educados en el humanismo, en la razón, en la democracia y en los derechos, en las sociedades abiertas, tolerantes, universales, nos encontramos con frecuentes apologías de la diferencia y de los orígenes, como si la única manera de identificarnos sea remitirnos a nuestros antepasados y como si nuestras mejores cualidades fueran las que nos diferencian de los otros, sin comprender que casi siempre que reivindicamos nuestra identidad a partir de la diferencia incurrimos en el racismo o en el supremacismo.
O peor aún, olvidando que hoy se siguen cometiendo crímenes horribles en nombre de la identidad, étnica o religiosa, a pesar de que la mayoría de nosotros seamos ya mixtos en nuestras identidades lingüísticas, vivamos en ciudades melting pot (crisol de culturas y etnias), compartamos trabajos con compañeros de orígenes y opiniones diversos y nos importe poco la religión o el agnosticismo de nuestros conciudadanos. Como decía el escritor francolibanés Amin Maalouf, mi identidad está a caballo de dos países, entre dos o tres lenguas, con varias tradiciones culturales…

REDUCCIÓN DE LOS MÁRGENES IDEOLÓGICOS

Es pertinente una reflexión autocrítica sobre los efectos que está produciendo la globalización acelerada en los últimos 30 años, demasiado desregulada, ideológicamente muy neoliberal (confianza ciega en los mercados y descrédito fatal del Estado) y creadora por ello de negativos efectos sociopolíticos, que ahora estamos descubriendo muy peligrosos para nuestro contrato social (desigualdad) y para nuestras democracias (populismos).
Una primera explicación al resurgimiento de los nacionalismos debe abordar, pues, esa rebelión particularista contra la uniformidad cultural. La reaparición de estos sentimientos identitarios es muchas veces una reacción a la modernidad capitalista global de las marcas, del consumo mundializado, del ocio estandarizado, de las pautas sociales masificadas y homogeneizadas.
Hay nacionalismo también derivado del estrechamiento de los márgenes nacionales en las políticas públicas. En los espacios fiscales, laborales y económicos, la política nacional ha reducido sus capacidades e influencia, produciendo una fácil manipulación contra los órganos e instituciones supranacionales que, a su vez, son insuficientes para hacer frente a los efectos de una globalización económica y comercial desregulada. Esto acentúa la crisis ideológica de la izquierda política, que durante el siglo XX, en especial en su segunda mitad, tuvo la capacidad de aglutinar las aspiraciones emancipatorias y de justicia social de una gran parte de la población. Ahora, en los reducidos márgenes del Estado, ha perdido gran parte de sus potencialidades porque le han cambiado el tablero donde se juegan sus ideales. Hay muchas otras razones para explicar las dificultades de la socialdemocracia para el arrastre de las masas y la vertebración mayoritaria de su proyecto, pero una de ellas es, sin duda, la traslación a espacios supranacionales no gobernados de muchas de sus reivindicaciones y, por tanto, su impotencia para hacer verosímiles y patentes sus soluciones. Esa crisis ideológica explica también la tentación introspectiva de muchos votantes de izquierda, atrapados o movilizados por movimientos identitarios nacionalistas o engañados por populismos.
Con seguridad encontraríamos más explicaciones en el resurgimiento de los nacionalismos en el escenario político. La caída del muro de Berlín o la desaparición del comunismo, por ejemplo, provocaron la reaparición de nuevos Estados y una sucesión de conflictos etno-nacionales que se mantienen vivos en un delicado equilibrio, incluyendo cambios en fronteras que creíamos inamovibles. Desde las repúblicas bálticas a los Balcanes, desde Ucrania a Nagorno Karabaj: esa explosión de nuevas naciones y disputas interétnicas ponen el nacionalismo en el centro de la escena.
Lo importante, sin embargo, es señalar que, una vez más, el nacionalismo ha sido utilizado como argamasa de ocasión para desviar problemas, ocultar responsabilidades, alcanzar mayorías o ganar batallas políticas bastardas y sectarias. Porque si bien es cierto que no todos los nacionalismos son populistas, bien puede decirse que todos los populismos son nacionalistas. Todos utilizan la emoción nacional como herramienta útil de convocatoria, de llamamiento, de vertebración social, aunque el propósito de su movimiento sea muy diferente o incluso contradictorio.

UN EJEMPLO TRAS OTRO 

Hace falta recordarlo? Los generales argentinos de la junta militar ocuparon Stanley (capital de las islas Malvinas) como vía de escape a su fracaso y a su dictadura sangrienta, y Margaret Thatcher renovó su mayoría en 1983 después de su victoriosa expedición para recuperar las islas. Vladímir Putin consolida su autocracia reforzando el papel internacional de Rusia y rememorando así los viejos tiempos soviéticos del mundo bipolar. Y Recep Tay-yip Erdogan hace lo mismo en Turquía encendiendo la llama histórica del Imperio otomano (aunque sea a costa de dilapidar la modernización laica y democrática de Atatürk). En Brasil, Jair Bolsonaro viste la camiseta nacional y se envuelve en la retórica nacionalista cada vez que puede. En México, Andrés Manuel López Obrador se impregna de indigenismo reivindicativo en sus efemérides históricas. El italiano Matteo Salvini dispara contra Bruselas como el eje del mal y la francesa Marine Le Pen contra el euro, reivindicando el nacionalismo económico y el proteccionismo nacional: son los ejemplos europeos más expresivos junto al referéndum británico sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea, uno de cuyos eslóganes –Take back control (recuperar el control)– agrupó en su exitosa campaña tal conjunto de apelaciones nacionalistas que su victoria no habría sido posible sin ellas.
Donald Trump es quizá el último y el mejor ejemplo de nacionalismo populista o de populismo nacionalista que, en este caso, es lo mismo. Sus lemas fueron America First y Make America Great Again; este último, por cierto, fue también eslogan de otro candidato republicano: Ronald Reagan. Todo lo que Trump ha hecho –y deshecho– ha estado inspirado y promovido por este principio esencial de sus políticas: el nacionalismo.
Nacionalismo económico en sus relaciones comerciales con el resto del mundo. Revisión del acuerdo con México y Canadá; suspensión de las negociaciones con Europa para un Tratado de Libre Comercio; bloqueo de la Organización Mundial del Comercio al no nombrar árbitros para su órgano de resolución de controversias; guerra de aranceles con Europa; sanciones a las tecnológicas chinas… Trump ha destrozado la buena fe y las reglas en el comercio internacional por un nacionalismo exacerbado, basado en sus promesas electorales a los trabajadores y a la clase media de devolver a Estados Unidos la producción deslocalizada en China y el resto del mundo en décadas anteriores.
Conquistó antiguos votantes demócratas con un nacionalismo económico primario, ramplón, mentiroso, propio de ese populismo sin escrúpulos que siempre practicó. La guerra tecnológica con China ha tenido esa cobertura propagandística, aunque sus motivaciones e intereses son muy distintos. Ha utilizado una política comercial nacionalista para obtener otros resultados, como hizo con sus exigencias a México para controlar su frontera sur con Centroamérica y evitar las migraciones desde Honduras, El Salvador y Guatemala.
También ha habido un nacionalismo geopolítico con Irán, rompiendo el acuerdo que la comunidad internacional (incluido EEUU) había logrado pocos años antes. Nacionalismo energético al intentar impedir el gasoducto de Rusia a Alemania, y ofreciendo a cambio buques de gas de esquisto americano. Nacionalismo militar, al exigir a Europa que su mejor y mayor contribución a la defensa europea se materializara en el compromiso de armamento estadounidense y no en la gestación de un sistema europeo de defensa, potenciando la industria militar europea. Para qué seguir.
Es verdad que la frontera entre interés nacional y nacionalismo es sinuosa y abstracta. Pero eso no impide calificar el discurso político y la retórica verbal de Trump como nacionalista. De hecho, basta mirar la indumentaria y las banderas de sus seguidores en la toma del Capitolio. Lo grave y triste a la vez es que ese nacionalismo de sus eslóganes va acompañado de un supremacismo blanco que sustenta el racismo más reaccionario. La ópera bufa que allí se vivió el 6 de enero no será solo un intento de insurrección o de sedición, sino también la reivindicación de una América profunda y sectaria anclada en sus orígenes y nacionalista en sus fines, armada, cristiana, blanca. La Great America Again.

DESPUÉS DEL CAOS, ¿QUÉ VIENE? 

Por todo ello, interesa especular con el futuro, ante la derrota que ese mundo experimenta, con un final tan caótico como vergonzoso. Interesa razonar sobre la persistencia de ese componente sentimental en la política futura, a la vista del fracaso de sus logros y ante la evidencia de que muchas de sus promesas se quedaron en eso, en patéticas proclamas, respuestas tan simples como falsas, mientras las mentiras, poco a poco, van desvelándose como tales. La pregunta es si el nacional-populismo después de Trump y del Brexit, en plena pandemia, con las vacunas como promesa de terapia universal, sufrirá un progresivo declive o seguirá triunfando en las redes y en la política real.
En la experiencia estadounidense nos miramos todos, y ese reflejo ofrece lecturas más o menos interesadas en el análisis de nuestras respectivas realidades.
Ante los apoyos electorales de Trump, al observar los miedos del Partido Republicano a romper con él –y a romperse, me temo–, al analizar las redes sociales y la cantidad de gente que le cree, le apoya y le considera “un patriota”, nadie duda de que la división social en EEUU es grave y de que la tarea de Joe Biden por unir a la sociedad de su país es enorme. 
Pero, ¿Cuáles  son los factores que influirán en esa tarea y cómo interpretar la experiencia estadounidense para encontrar lecturas propias sobre movimientos nacionalistas y populistas semejantes?
Hay al menos cuatro consideraciones comunes a estos acontecimientos que deberían inspirarnos para reaccionar de manera oportuna e inteligente ante las amenazas que representan para la democracia.

1. El carácter antidemocrático de sus raíces.
La democracia es muchas cosas: el gobierno de la mayoría, el respeto de las minorías… pero es también la aceptación de la derrota. La primera lectura que debemos extraer de la experiencia reciente en EEUU es la ausencia absoluta de tolerancia hacia el diferente, del respeto al otro, de la aceptación, en suma, de la derrota y de pertenecer a la minoría.
A través de las redes sociales y del discurso del líder se ha difuminado la frontera entre la verdad y la mentira, dando pie a creencias masivas, esotéricas y falsas. La polarización que sustenta el debate sentimental-nacionalista frente al debate ideológicoracionalista fractura la sociedad y tensiona las virtudes democráticas de la tolerancia y el debate constructivo. Se forman bloques enfrentados en trincheras irreconciliables que se retroalimentan con agravios recíprocos y con interpretaciones antagónicas de los hechos.
El nacional-populismo es antidemocrático en su esencia y en su comportamiento, y no creo aventurado decir que nos hemos vacunado, siquiera sea en una primera dosis. Lo sucedido tras las elecciones del 3 de noviembre en EEUU hace historia, marca tendencias. El mundo ha comprobado que atacar el Parlamento, la sede de la soberanía popular, inmediatamente después de perder las elecciones, es la más genuina expresión del totalitarismo.


2. Del rechazo de la democracia a la violencia solo hay un paso. La suma de conspiranoicos y supremacistas que crece en las redes sociales y en el debate sentimental-nacionalista, la facilidad con que se extienden las noticias falsas y las manipulaciones de los hechos, exacerban las relaciones. El abuso de la mentira, el desprecio de las instituciones, la banalización de las reglas de la democracia, los discursos racistas, la incitación al odio, terminan en violencia, convirtiendo al adversario político en enemigo. Son la fase inicial de un camino al enfrentamiento. Son las camisas negras con el eslogan Civil War y las banderas confederadas –máximo emblema del racismo esclavista– de personas fanatizadas por sus creencias y convicciones que solo pueden expresarse mediante la agresión y la fuerza bruta. Pero la violencia contamina las causas que se dicen defender con ella, y el nacionalismo primario y racista que mostraban los asaltantes del Capitolio destroza cualquier pretensión política, la convierten en marginal, minoritaria, propia de exaltados e irresponsables.
Esta es la segunda lección que queda de esos hechos, y es también una esperanzadora lectura para el futuro.


3. Sus promesas solo son eso, promesas incumplidas. Mentiras. El Brexit se vendió como una recuperación máxima de soberanía, envuelta en un discurso de exaltación patriótica del poder universal de Reino Unido en tiempos pasados. Cuatro años después, todo el mundo ha visto los costes de abandonar la UE y los riesgos de desmembración de un reino que quizá acabe siendo simplemente Inglaterra. Las promesas de Marine Le Pen de un referéndum en Francia para salirse del euro y de leyes protectoras de mercado nacional no fueron avaladas por la mayoría electoral, pero todos sabemos que hubieran sido imposibles por inviables, a riesgo de sacar a Francia de los mercados. Con Salvini y sus exabruptos antimigratorios pasa lo mismo. El nacionalismo catalán promete el mejor de los mundos con la independencia, al mismo tiempo que las empresas huyen de Cataluña y su población se fractura y se enfrenta en sus identidades.
Trump prometió horizontes espléndidos en los llamados “cinturones del óxido” (zonas industriales deprimidas del medio oeste y el Atlántico medio de EEUU), y ahí siguen. Aseguró que haría un muro y que México lo pagaría.
México no ha pagado nada de la porción de muro que Trump ha añadido al ya existente para poder visitarlo en los días oscuros de su final de mandato.
EEUU no se ha hecho grande de nuevo. Cerrar fronteras a la inmigración dificulta la atracción de talento, emprendimiento y creación de valores en universidades y en polos tecnológicos. El proteccionismo comercial no mejora, sino que empobrece la competitividad.
El discurso nacional populista es muy efectivo. Puede ser retóricamente imbatible a veces, pero es efímero y volátil por su intrínseca falsedad. Es finito, porque tiene siempre un final infeliz al descubrirse su incumplimiento o, peor, al comprobarse sus maléficos efectos. La historia está llena de buenos ejemplos. El final de Trump pudo ser otro. Pero es el que es y las consecuencias de sus mentiras, por muy populares que hayan sido –y que lo sigan siendo–, no traspasarán el espejo de la verdad y el poso del interés general, de las cosas buenas y bien hechas.


4. Contrario al sentido de la historia del progreso humano. Al comienzo de la pandemia del Covid-19 hubo un brote nacionalista. Era el Estado el que dictaba medidas de protección, salvaba empleos y empresas, dependíamos de su servicio sanitario. Las estadísticas, el debate político de la gestión, todo era nacional. Pero el virus es planetario, los laboratorios son internacionales y las vacunas que nos salvarán vienen de la investigación universal. La recuperación económica será global, las ayudas para los europeos serán europeas, la defensa de un ecosistema que no cree otras zoonosis corresponde al mundo entero, como la lucha contra el cambio climático. La globalización económica sufrirá ajustes, pero no se detendrá, impulsada por la tecnología y el comercio. La gestión de gobierno en general se ha hecho más técnica y compleja, dependemos más de expertos y técnicos del mundo entero. Así podríamos seguir dando argumentos contra esa lectura miope y equivocada que mira al entorno local para contemplar solo ese pequeño mundo.
Días después del asalto al Capitolio, Santiago Abascal, líder de Vox, anunciaba en una entrevista una gran alianza europea denominada “liga patriótica contra el globalismo”. En un solo titular se mezclaban dos mentiras del nacional-populismo: enfrentar la patria a la globalización y proponer el Estado como único espacio de las cosas públicas. Ya vivimos en sociedades multiétnicas, como nos anunció Giovanni Sartori: nuestro mundo es mestizo, pluriétnico. Lo son nuestras ciudades, los compañeros de trabajo, las familias, lecturas, viajes, aspiraciones, problemáticas… Estamos obligados a combinar nuestras identidades con la pluralidad, con la comunidad de valores, ideas, aspiraciones humanas, en el más moderno cosmopolitismo.
Las reivindicaciones nacionalistas son contrarias al sentido del movimiento de las agujas del reloj. Son contrarias al progreso y al bienestar de la humanidad.
Todo en este siglo XXI –y mucho más después de la pandemia y del fracaso de Trump– llama a una globalización gobernada, mejor regulada, construida sobre un multilateralismo renovado y reforzado, que ponga en manos de nuestras instituciones multilaterales y de sus agencias una agenda ambiciosa de tareas pendientes, y que traslade a los organismos financieros internacionales la construcción de un nuevo marco para la economía, el comercio y las finanzas globales.
Puede que sea un análisis optimista de lo que ha sucedido en el Capitolio y de las tendencias que pueden producirse después de la pandemia. Pero creo que estas corrientes de fondo, estas reflexiones, nada sofisticadas ni esotéricas, alimentarán nuestra fe en la democracia y combatirán las tentaciones nacional- populistas que se estaban –y están– manifestando en todo el mundo. ●


Publicado en POLÍTICA EXTERIOR • MARZO/ABRIL DE 2021

22 de marzo de 2021

Presentación del Informe América Latina una agenda para la recuperación. EUROLAT

Presentación en la sede del Parlamento Europeo en Bruselas del Informe América Latina: Una agenda para la recuperación, impulsado por la Fundación Euroamérica y la Fundación Iberoamericana, dentro de la Asamblea Parlamentaria EUROLAT.



18 de marzo de 2021

Conferencia inaugural I Congreso Internacional Relaciones entre Europa, América Latina y El Caribe.


La Fundación Academia Europea e Iberoamericana de Yuste, la Universidad de Extremadura (UEx) y el Centro de Estudios de Iberoamérica de la Universidad Rey Juan Carlos (CEIB-URJC) han organizado el I Congreso Internacional Relaciones entre Europa, América Latina y El Caribe: un espacio de encuentro que ha tenido lugar en Guadalupe (Cáceres) los días 18, 19, y 20 de marzo de 2021.

Conferencia inaugural: “Pactos necesarios para la recuperación de América Latina”. 
Ramón JÁUREGUI ATONDO. 
Presidente de la Fundación Euroamérica y miembro de la Academia de Yuste – Sillón Stefan Zweig.