30 de agosto de 2012

Entrevista Europa Press 30/08/2012

Resumen de la entrevista realizada para Europa Press el 30 de Agosto 2012.
 
Imprudencia informativa de Jorge Fernández Diaz.
 
El diputado socialista y portavoz en la Comisión Constitucional del Parlamento, Ramón Jáuregui, ha criticado, en una entrevista concedida a Europa Press, la "imprudencia informativa" del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.
 
En este sentido, afirmó que un ministro del Interior "en activo" investigado por un posible delito de revelación de secretos es una cosa "muy grave".
 
Ramón Jáuregui se refería así a la decisión adoptada ayer por el juez de la Audiencia Nacional, Javier Gómez Bermúdez, de investigar si el ministro ha incurrido en revelación de secretos por la información que dio sobre la detención de varios miembros de los GRAPO presuntamente implicados en el secuestro de Publio Cordón
 
En su opinión, "si el juez ha abierto diligencias es porque ha interpretado que efectivamente ha habido vulneración del secreto en aquellas diligencias". "Creo que sólo responde a eso, no tiene otro tipo de motivaciones".
.
En cualquier caso, Ramón Jáuregui considera que el ministro del Interior "debería tomar nota" porque "ya lleva varios incidentes de indiscreción en materias de alta sensibilidad, por su imprudencia informativa". "Eso debería hacérselo mirar".
 
Considera que Jorge Fernández Díaz tiene "tendencia" a la propaganda y que la apertura de la investigación debería servirle para "tomar la lección correspondiente". "Un ministro del Interior tiene que ser mucho más prudente".
Ramón Jáuregui no quiere que estas críticas se interpreten como una "quiebra" en el apoyo del PSOE a "una tarea que, siempre, en todos los gobiernos", han apoyado y recuerda: "la política de Interior y antiterrorista ha estado presidida por una lealtad por nuestra parte, exquisita".
 
Pero agrega que esto no le impide señalar que el ministro "esté dando lugar a una situación que nunca se había producido". Porque, puntualizó, se trata de "un ministro en activo investigado por un posible delito de revelación de secreto".
 
"No es una cosa menor, es grave y esto simplemente es un síntoma de una imprudencia informativa en la que el ministro cae de manera reiterada", exclamó.
 
Así, afirmó que ya lo ha hecho en otras ocasiones y recordó el adelanto que Fernández Díaz hizo en una emisora de radio dando a entender que ese día podía haber una detención relacionada con ETA. Después se produjo la detención en Francia de Juan Múgica Dorronsoro, acusado de entregar a un comando el lanza misiles para atentar contra Aznar. "Le ocurrió en una emisora de radio con un miembro de ETA y en este último caso", recalcó el dirigente socialista.
 
"Yo creo que el ministro debería tomar la lección correspondiente de prudencia informativa y de evitar la tentación propagandística", concluyó.
 
Elecciones Vascas
 
Ramón Jáuregui, cree que el Partido Popular será "irrelevante" a la hora de formar coaliciones de gobierno en Euskadi, porque aventura que sufrirán un gran "castigo" en estos comicios.
 
En cuanto a Bildu, afirma que no tendrán el buen resultado que esperan, porque ahora viven "un suflé", pero son un "fracaso sonoro" en gestión económica y política.
 
También se ha referido a las constantes amenazas que lanzan los dirigentes populares en el sentido de que Bildu podría ser ilegalizada porque está incurriendo en los supuestos fijados por el Tribunal Constitucional para ello. En su opinión, se trata de declaraciones "de consumo interno" y no cree que el Gobierno "cometa esa torpeza".
 
Ramón Jáuregui considera que"Euskadi está necesitada de grandes acuerdos para consolidar la paz, superar la crisis económica y para reformar su entramado institucional interno".
 
En su opinión," para llegar a estos grandes acuerdos será necesario una coalición muy mayoritaria y muy estable y la búsqueda de la misma corresponderá, al partido ".
 
"Cuál sea esta, no lo sé. Sólo el partido ganador, dirá cómo y con quién", apostilló al tiempo que rechazaba aventurar qué puede ocurrir con el futuro de Patxi López si quien gana, como vaticinan las encuestas, es el PNV.
 
No obstante, Ramón Jáuregui considera que hay coaliciones "muy poco posibles" y pone como ejemplo que una entre "nacionalistas" sería "muy desestabilizadora", por lo que la ve "altamente improbable".
"Tampoco veo factible un entendimiento entre la izquierda y el PSE y Bildu, porque nos separa el infinito, no tenemos nada que ver"."Eso es imposible".
 
En cuanto al Partido Popular, calcula que "va a estar suficientemente castigado" por el electorado como para "no resultar relevante en las coaliciones".
 
En este sentido, precisó que su representación en el Parlamento vasco "va a ser muy minoritaria" porque "va a sufrir un gran desgaste político".
 
Al ser preguntado si una de las condiciones que pondrá el PSE para pactar con el PNV será que no se repita otra vez el "plan Ibarretxe", el dirigente socialista vasco aseguró que "una de las condiciones de la política vasca futura es la estabilidad institucional".
 
"Lo último en lo que deberíamos meternos los vascos después de este proceso electoral es en nuevo periodo de tensionamiento a las estructuras políticas que tenemos", exclamó y defendió la labor del Gobierno de Patxi López al asegurar que "ha serenado mucho el debate identitario, el autogobierno, el Concierto Económico y ha puesto fin a siete u ocho años de una política divisionista y extremista que protagonizaron los gobiernos de Ibarretxe. Ese, es uno de los grandes pilares del futuro: no alterar ese status quo".
 
Por ello, considera que, tras esta experiencia, el PSE tiene que convertirse en "la pieza que asegure que este serenamiento de la política identitaria vasca se consolide".
 
En cuanto a los resultados que pueda obtener la coalición EH Bildu en los comicios autonómicos, el dirigente socialista considera que van a tener unos resultados peores de lo que esperan. En su opinión, ahora hay un "suflé" con la izquierda abertzale, pero es "transitorio" porque son un "fracaso sonoro" en materia de gestión política y económica.
  
Ramón Jáuregui se pregunta "cuál es la política progresista" de Bildu. "Qué han hecho con la fiscalidad, cómo va el turismo en Guipúzcoa", cuestiona para concluir que la gente se hace "mil preguntas de esta naturaleza"
.
Argumenta que en este momento se vive "un suflé" que a él no le gusta que sea así, pero admite que es "probablemente un cierto precio" que se está pagando por "lo que ha sido el fin de la violencia o convertido en el premio por el abandono de la violencia".
 
Es algo, dijo, que "nunca se lo hubieran merecido". "Pero ha sido así", admitió y recordó que esto ya ocurrió en 1998, cuando el pacto de Estella y al anuncio de aquella tregua. "También recibieron un premio transitorio", expuso y añadió: "Espero que aquí también lo sea".
 
El dirigente socialista también comentó las declaraciones que realizan algunos miembros del PP, en el sentido de que Bildu podría ser ilegalizada por incurrir en los supuestos que prevé el TC. En su opinión, se trata de afirmaciones de "consumo interno" y no cree que haya "ninguna intencionalidad seria" al respecto.
"No hay ninguna base jurídica para poderlo hacer y quiero creer que el Gobierno no cometería esa torpeza", afirmó y recordó que durante muchos años, "la superioridad moral de los demócratas se ha construido sobre un argumento esencial: hagan política y dejen de matar".
 
Ahora, constata, "han dejado de matar, hacen su política" aunque,no nos guste". Pero aclara que, si aceptan y juegan en las reglas de las democracia no se puede incurrir en la incoherencia y contradicción de no dejarles".
 
En su opinión, la opinión publicada en España "ha perdido sensibilidad sobre lo que ha representado el fin de la violencia y ahora es como si hubiera llegado solo y no se valora lo que ha costado y lo que representa y lo importante que es que eso se consolide para siempre".
 
En este contexto, Jáuregui considera que el Gobierno "incurre en falta de pedagogía y de dirección política para dirigir los acontecimientos relacionados con este hecho en esa dirección". "El Ejecutivo de Rajoy sigue siendo desgraciadamente demasiado prisionero de los acontecimientos del pasado y de los grupos ultras que en su momento animó y estimuló".
 
Rajoy no pedirá el rescate antes del 21-O por cálculo electoral.
 
 Ramón Jáuregui cree que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, evitará pedir el rescate de España a la Unión Europea antes del próximo 21 de octubre, fecha de las elecciones autonómicas gallegas y vascas, por "cálculo electoral"; aunque considera que lo hará antes de fin de año.
 
"Rajoy va a evitar pedir el rescate antes del 21 de octubre, probablemente. Antes de fin de año es difícil que nos libremos",
Tambien creé que el jefe del Ejecutivo y el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, "pactaron" el adelanto electoral "para no hacer las elecciones con España rescatada"
.
Jáuregui tiene claro que en la decisión de adelantar las elecciones a la Xunta de Galicia hay "un cálculo electoral con el que han querido evitar malos mayores y que el PP pudiera resultar perjudicado en las urnas como consecuencia de un rescate a España.
 
El exministro de la Presidencia ha lamentado la situación en la que se encuentra España y cree que las autoridades europeas "quieren solventar las tensiones con un rescate blando para España". "Siento que nuestro Gobierno nos va a llevar irrevocablemente a ese desenlace y este camino es la expresión más sonora de un fracaso rotundo para el Gobierno, para Rajoy y para España".
 
Además, ha lamentado que el país haya "perdido posición en la dificilísima batalla frente a Italia, ya que el presidente italiano, Mario Monti,ha movido habilidosamente sus piezas y ha colocado a España en primera línea de fuego".
 
El dirigente socialista ha insistido en que se trata de una "tremenda" pérdida de imagen como país y ha preguntado al ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, qué hará con la marca España si el país es rescatado.
 Según ha advertido, esto tendrá tres consecuencias incuestionables: pérdida de autonomía, de capacidad de acción interna y postración, letargo y años sin crecimiento".
 
Según ha reconocido, "Rescate es la palabra maldita porque supone un punto de inflexión en la historia económica de España e implica una pérdida absoluta de capacidad de acción interna.Es un país sometido a un condicionado externo", ha subrayado antes de insistir en que implica "un deterioro enorme" de la imagen de país.
 
"Implica que todo nuestro entramado económico y político está ya con la mochila del rescate en la espalda vayan por donde vayan al mundo".
 
A juicio de Jáuregui, se debería haber evitado llegar a esta situación porque "así no estábamos hace un año y en los últimos ocho meses de Gobierno de Rajoy todo ha empeorado y España ha perdido enormemente crédito ante los países europeos y los mercados".
 
"Probablemente esta decisión a la que nos van a ir empujando y que los mercados están dando por descontada es de alcance histórico para nuestro país", ha advertido el portavoz socialista en la Comisión Constitucional del Congreso, que cree que "es la expresión de la culminación de un fracaso" porque "es un desastre para el país"
.
"El rescate tendríamos que evitarlo, no sé si hay tiempo para evitarlo", ha incidido recordando que esta situación comenzó "cuando saltó el desastre de Bankia" y hubo que pedir el saneamiento financiero. "A partir de ahí España está en el carril del rescate y ese es un carril de fracaso".
 
Sin embargo, ha reconocido que "la presión de los mercados" no permitirá a España "salir en los próximos meses de esa decisión" y la salida que ofrecerán al país será "un rescate blando" que refozará las "35 condiciones" que tuvo que asumir para acceder al rescate financiero
.
"Implica que España queda atada de pies y manos al estar sometida a un condicionado. Esta situación mantendrá al país durante años en una postración y cierto letargo. Los países que ya han tenido que pasar por esa situación "no toman aire".
 
 
 
 
 
  
 

 
 

19 de agosto de 2012

Entrevista "El Pais" 19/08/2012


Las cosas en materia económica se han precipitado tanto que las vacaciones han sido especialmente breves para el diputado socialista Ramón Jáuregui
.
Pregunta. ¿Está en marcha una recentralización en España?

Respuesta. No la veo posible. Nos equivocamos al cargar sobre las autonomías la culpa de la crisis. Es necesario realizar ajustes, pero son necesarias como instituciones que acercan el poder al ciudadano.

P. López parece haberse erigido precisamente en el líder de esa reivindicación autonomista.

R. Ha hecho bandera de la defensa del autogobierno vasco, con más intensidad incluso que el propio PNV. En un modelo federal como en el que estamos, el combate a la crisis debe basarse en unos ajustes pactados y el lehendakari se ha convertido en el icono de esa reclamación, frente a los recortes del Gobierno
.
P. ¿Se puede hacer algo contra esos recortes impuestos?

R. Está claro que ajustes hay que hacer y que será mejor adoptarlos antes de que Europa nos los imponga. No vamos a ser nosotros quienes de la noche a la mañana digamos que no hay que realizar ningún tipo de recorte, cuando ya nos vimos obligados a impulsar algunos en la época en la que gobernábamos. La cuestión está en llegar a grandes acuerdos que no se puede forzar mediante decretos leyes.
P. ¿Está siendo floja la oposición del PSOE en Madrid?
R. Estamos haciendo lo que debemos, como una oposición responsable que no puede dedicarse a criticar al Ejecutivo buscando una mera rentabilidad partidista. Rubalcaba ha conseguido ese equilibrio razonable entre la crítica a los recortes y una actitud moderada, de mano tendida ante la crisis.
P. ¿A qué va a contribuir la reforma de la Ley Electoral en Euskadi?

R. Cierto oportunismo político sí que se percibe, cuando todo apunta a que es un planteamiento más propio del Parlamento vasco que del ministro del Interior. Recuperar el derecho de voto en Euskadi de quienes se vieron obligados a marchar por la amenaza de ETA es justo, pero también algo excepcional. La conexión entre el empadronamiento y el censo electoral es incuestionable y no se debería alterar más que por causas extraordinarias y limitadas.
P. ¿Puede tener su repercusión a la hora de conformar un futuro escenario político distinto del actual o del que prevén los distintos sondeos?

R. Si se respetan esas cláusulas restrictivas, estaríamos hablando de centenares de personas con derecho a voto y no de miles. Los requisitos deberían estar también consensuados. Hasta ahora no se ha cuestionado el resultado de ninguna elección en Euskadi y no sería bueno que eso cambiara
.
P. ¿Cómo percibe la política vasca tras unas autonómicas que tendrán de nuevo a la izquierda abertzale en las urnas?

R. Se consolida un espacio electoral en torno a cuatro fuerzas políticas, que en cierto sentido es un síntoma de normalidad. Lo que me preocupa es que una mayoría nacionalista entre el PNV y EH Bildu pueda contribuir de nuevo a desestabilizar el país, volviendo a poner en duda qué somos los vascos y hacia dónde vamos. Sería una forma de dilapidar la estabilidad de la última legislatura de Gobierno socialista
.
P. ¿Qué opina del tercer grado concedido al preso enfermo de ETA Iosu Uribetxeberria?

R. El Gobierno ha tomado una decisión justa simplemente cumpliendo la ley, y nosotros apoyamos al Gobierno en materia de política antiterrorista en todos los casos y más todavía cuando coincidimos plenamente con él como en este caso.

P. ¿Era necesaria la campaña de presión que han organizado los independentistas?

R. La izquierda abertzale ha hecho un montaje oportunista con este caso. Si quiere ayudar de verdad debería hacer dos cosas, reconocer el daño causado y exigir la disolución de ETA.

P. ¿Le conviene a López adelantar las elecciones?

R. No es una cuestión de que le convenga a él, sino al país. La posibilidad de tener un Gobierno estable para hacer frente a la crisis el próximo año puede favorecer un adelanto electoral, pero la decisión corresponde a un lehendakari que, por ahora, lo único que ha dejado claro es que continuará siempre que no tenga que arrastrarse para hacerlo. Si tiene la mayoría suficiente, puede aguantar hasta primavera
.
P. ¿Por qué el Gobierno vasco no ha levantado su imagen en las encuestas tras tres años largos ya de legislatura?

R. Porque tuvo su origen en una coalición con el PP que nunca fue percibida como simpática por los vascos, aunque a nivel político era necesaria y ha dado muy buenos resultados. Quizá es que la ciudadanía se ha acostumbrado con rapidez a la consecución de la paz, que ha sido uno de los grandes logros. Yo creo que ha sido un muy buen Ejecutivo, que llegó con una apuesta muy clara por modernizar el país y que la ha impulsado con decisión. Merecería una valoración más positiva por parte de la sociedad.

P. ¿Ha sido el PP su principal lastre?

R. También ha contribuido a esa opinión un PNV que ha negado el pan y la sal, cuya actitud ha sido más constructiva en Madrid, con los Gobiernos de Zapatero y Rajoy, que en Euskadi

P. ¿Va a depender el posible adelanto de la situación económica en exclusiva?

R. Va a ser una de las valoraciones que más pueden pesar
.
P. ¿Cuánto tardaremos en recuperarnos de esta?

R. Varios años, sin duda. Hemos hinchado entre todo un globo que ha explotado y ahora tenemos que llegar a grandes acuerdos para jugar en la Primera División del mundo que viene. Con gente preparada, una economía productiva, capacidad exportadora… España se la juega y tenemos que arrimar el hombro. No vamos a recurrir nosotros a la actitud que como oposición tuvieron otros años atrás.

P. ¿Lo está haciendo mejor el Gobierno central en lo que se refiere a las políticas antiterrorista y penitenciaria?

R. A mí no me gusta lo que está haciendo en esas materias. Creo que el PP se está dejando llevar por el discurso rancio que ha mantenido en los últimos años. El Ejecutivo de Rajoy está siendo prisionero de su propio pasado. Jugó mucho con estos temas cuando estaba en la oposición y ahora teme alejarse de los grupos a los que hizo guiños. El nuevo escenario abierto en Euskadi requiere de otro punto de mira para asentar de forma definitiva la paz. 

5 de agosto de 2012

«El tiempo ha consagrado que, a mayor número de escaños, más pluralidad» Entrevista El Correo.

«¿Problema por reducir el Parlamento? Ninguno. Pero no es la solución».
 
Son las palabras de un veterano político vasco que conoce de primera mano cómo se trabaja en la Cámara de Vitoria con solo 60 parlamentarios. Sí. Porque en los años 80, cuando empezaba a edificarse el entramado institucional vasco, el hemiciclo tenía solo 60 representantes, un tercio -como ahora- procedente de cada territorio. Era la primera legislatura de la democracia, y en ella ya tenía un asiento Ramón Jáuregui, uno de los socialistas vascos con más recorrido político. Ahora, desde otro hemiciclo, el Congreso, pero sin perder de vista lo que ocurre en Euskadi, censura la nueva propuesta del PP porque «apenas supondría ahorro» y solo responde «al oportunismo» electoral.
 
A la suya se suma otra experimentada voz crítica, la del nacionalista Iñaki Anasagasti, que desde su asiento ahora en el Senado tampoco ve con buenos ojos hacer recortes en las cámaras de representación de los ciudadanos. «El tiempo ha consagrado que, a más número de representantes, la pluralidad es mayor», asegura.
 
Los dos políticos coinciden en el rechazo a la medida de ahorro planteada ayer por el PP de Euskadi, pero cada uno incide en un argumento. El político del PNV recuerda que la decisión, en la segunda legislatura vasca, de incrementar un 20% el número de representantes «nos perjudicó a nosotros», el PNV -entonces también mayoritario con 25 escaños frente a los 11 de su seguidor, HB-, en favor de los grupos más pequeños. Por lo que, como primera consecuencia de esa vuelta a los orígenes, augura un revés para grupos como Ezker Anitza o UPyD. «Personalmente me parece que sería un error», asegura como defensor además de un Senado en permanente cuestionamiento, incluso desde su propio partido.
 
Anasagasti no es partidario de reducir el gasto de la Administración rebajando el número de representantes de los ciudadanos. «La democracia hay que pagarla», asegura. «Lo caro es la dictadura». Y recomienda que, sobre todo en momentos de crisis como el actual, «no hay que perder el norte y sí mantener la cabeza fría» a la hora de hablar de las instituciones democráticas.
 
«Política frente a mercados»
 
En el mismo sentido, Jáuregui advierte del error de culpabilizar de la crisis a los representantes políticos o a los sindicatos. «Es una pedagogía muy equivocada», asegura el diputado socialista, que además desvía -dice- la atención del principal problema. Y es que «la política hace falta para hacer frente a los mercados», aunque luego se pueda opinar de si «es necesario mejores partidos o mejores políticos». No se puede, dice, «devaluar» el trabajo de los representantes públicos.
 
Jáuregui, que sobre la propuesta concreta para el Parlamento vasco no vería mayor «problema» en lo que a funcionalidad se refiere, advierte que quitar 15 escaños podría alterar el reparto territorial y tampoco supondría un ahorro como para pensar que así se contribuye a paliar la crisis económica.
 
 «Lo que cuesta es la infraestructura que está montada», dice. Por ahí y por las empresas públicas, las duplicidades y el análisis detallado de las diferentes administraciones públicas es por dónde se pueden reducir gastos, añade. «Yo miraría primero la LTH (Ley de Territorios Históricos)», recomienda.
 
Al diputado socialista le «molesta» bastante «esa filosofía que denuesta lo público» y «raya la demagogia», cuando luego todos «queremos que un helicóptero nos rescate en el monte, que vengan los bomberos o que haya profesores» suficientes para educar a las nuevas generaciones. «Se hace mal servicio al papel de lo público», lamenta, y dentro de ese servicio incluye a la clase política.
Jáuregui, que no concede «entidad» al plan de los populares vascos, sí ve necesario replantear estructuras y «la función pública» si «todos tenemos que hacer un esfuerzo». «Estamos en un trance, donde antes teníamos 'x', ahora 'x menos 30'», y por eso habrá «que reformular parámetros». Pero no centrados solo en «la representación de los ciudadanos», reclama.
 
Jáuregui extiende su mirada más allá de Euskadi y apunta al Senado. No para su eliminación, pero sí para «reformularlo para que realmente sea la Cámara territorial» que se supone. «El 1,3 millones de votantes, no de ciudadanos, que en las últimas generales prescindió de esa papeleta es expresión de que es necesario acometer una reforma» en esa Cámara, asegura.
 
Entrevista El Correo. 4/08/2012
eXTReMe Tracker
Foto: SANTOS CIRILO
Videos: PARLAMENTO EUROPEO.